Home / ciudades sin vehiculos / Porque las ciudades sin vehículos seria algo casi imposible en Estados Unidos

Porque las ciudades sin vehículos seria algo casi imposible en Estados Unidos

Una ciudad sin automóviles o una ciudad sin automóviles es un centro de población que se basa principalmente en el transporte público, a pie o en bicicleta para el transporte dentro del área urbana.

Las ciudades sin automóviles reducen en gran medida la dependencia del petróleo, la contaminación del aire, las emisiones de gases de efecto invernadero, los accidentes automovilísticos, la contaminación acústica, el efecto de isla de calor urbano y la congestión del tráfico.

Algunas ciudades tienen uno o más distritos donde los vehículos motorizados están prohibidos, denominados zonas sin automóviles.

Muchas ciudades más antiguas en Europa, Asia y África se fundaron siglos antes de la llegada del automóvil, y algunas siguen teniendo áreas libres de automóviles en las partes más antiguas de la ciudad, especialmente en áreas donde es imposible que los automóviles se adapten, por ejemplo, en callejones estrechos.

Pero en los Estados Unidos todavía no hay muchas planificaciones para hacer ciudades sin automóviles, por lo que sería una utopía pensar en ello. Pero hay sectores y excepciones.

La ciudad de Jersey City, en el estado de Nueva Jersey experimentó el otoño pasado con el cierre de algunas cuadras sin tráfico de vehículos por el centro de la ciudad

Esta ciudad densamente poblada que está cruzando el río Hudson desde Nueva York, quería crear una plaza peatonal para que los residentes exploren restaurantes y tiendas, sin los molestos vehículos.

Jersey City ya es uno de los pocos lugares en el país donde muchos residentes no confían en los autos para desplazarse, ya que casi el 40 por ciento de sus hogares no tienen un vehículo, una de las tasas más altas a nivel nacional.

“Estamos tratando de alentar a los peatones en todos los sentidos, desde la zonificación hasta los patrones de tráfico”, dice el alcalde Steven Fulop.

Sacar los autos de las calles produce una serie de beneficios para las ciudades, entre ellos ayudar a atraer a los jóvenes, limitar la contaminación y facilitar caminos más seguros para conductores y peatones, dice Norman Garrick, quien estudia planificación urbana en la Universidad de Connecticut.

Eso es parte de la razón, cuando dice que, “las ciudades realmente se están duplicando y tratando de reducir el uso de automóviles”.

Sin embargo, en general, la mayoría de los estadounidenses todavía no parecen estar listos para deshacerse de sus autos.

Según los últimos datos del Censo analizados por la Administración, que fue en el 2013 y en todo el país, alrededor del 9 por ciento de los hogares no tuvieron acceso a un automóvil, una cifra que no ha cambiado mucho en los últimos años.

Las estimaciones del censo sugieren que el 19 por ciento de los hogares de una sola persona no tenían automóvil, en comparación con menos del 6 por ciento de los hogares más grandes. La investigación ha demostrado que las parejas más jóvenes y las familias dependen un poco menos de sus vehículos.

Sin embargo, es difícil decir hasta qué punto los hábitos de conducción de los Millennials se alejarán de las generaciones anteriores y si conducen menos debido a preferencias de estilo de vida o porque no pueden pagar los costos de la propiedad de un automóvil.

Las ciudades que no dependen del automóvil siguen siendo raras, con solo 14 de las 794 jurisdicciones revisadas registrando menos de un vehículo por hogar. No es sorprendente que las áreas identificadas con la menor cantidad de autos por hogar se encontraran, como Jersey City, predominantemente en el área metropolitana de Nueva York, rica en tránsito.

Hay solo unos 0,6 vehículos por cada hogar en la ciudad de Nueva York, el menor de cualquier ciudad a nivel nacional. Boston, Filadelfia y Washington, DC, también se encuentran entre las pocas ciudades seleccionadas con menos de un vehículo por hogar.

Las ciudades con menos automóviles por hogar también incluyen Camden, N.J. y Reading, Pa, dos lugares con algunas de las tasas de pobreza más altas del país. Los residentes en estas ciudades simplemente no pueden darse el lujo de poseer vehículos. Las tasas de pobreza de las ciudades revisadas en el estudio, estaban relacionadas con un menor número de vehículos por hogar.

Las ciudades sin automóviles se limitan principalmente a Europa. Tanto París como Madrid, por ejemplo, anunciaron planes el año pasado para prohibir o limitar los vehículos que no conducen los residentes en los distritos centrales de la ciudad.

David Rouse, director de investigación de la Asociación Americana de Planificación, dice que es poco probable que la mayoría de las ciudades de los Estados Unidos queden libres de automóviles en el corto plazo.

Según él, son las ciudades más densamente pobladas las que están reforzando los sistemas de tránsito para que funcionen con más frecuencia, y están en la mejor posición para progresar.

A nivel nacional, la proporción de vehículos a hogares en 2013 fue de 1.76, una cifra que no se ha movido mucho en los últimos años.

Las políticas que empujan a las personas a conducir menos o que renuncian a los automóviles generalmente se clasifican en una de dos categorías: aquellas que disuaden a los residentes de conducir y aquellas que brindan mejores modos alternativos de transporte.

Las ciudades más exitosas hacen ambas cosas. Una de las estrategias más comunes empleadas en Jersey City y en otros lugares es revisar los requisitos mínimos de estacionamiento para los desarrolladores.

Las campañas que alientan a los automovilistas a ir sin automóviles, también se han iniciado en lugares como el Condado de Arlington, Virginia, y el Condado de San Luis Obispo, California.

Para algunos, la decisión de conducir depende de los costos de estacionamiento y la disponibilidad.

Medios de locomoción como viajes compartidos, Uber, Lyft y bicicletas, continúan expandiéndose, lo que también podría influir en las decisiones de los que están indecisos en comprar un automóvil.

Scott Polikov, presidente de Gateway Planning y miembro de la junta del Congreso para el Nuevo Urbanismo, ve algunos rasgos compartidos por las regiones que han comenzado a alejarse de una cultura orientada hacia los automóviles.

Las organizaciones de planificación metropolitana en estas jurisdicciones hacen del desarrollo de usos mixtos y formas alternativas de transporte una prioridad. Las áreas con más competencia dentro de la comunidad de desarrollo también se desempeñan mejor.

En última instancia, a pesar de los crecientes llamamientos para que los autos se salgan de las carreteras, existen pocas alternativas viables, sobre todo en ciudades que se han creado el siglo pasado, y son dependientes de los shopping y los vehículos, como forma de entretenimiento y locomoción.

Casos como en Los Ángeles o Miami, es difícil pedirle a una persona que está acostumbrada a moverse en su carro,  que tomen dos horas adicionales para tomar un autobús o caminar una milla, o ir en bicicleta al trabajo, ya que por lo general no lo van a hacer.

La propiedad de los vehículos varía mucho en las diferentes regiones del país. En las numerosas jurisdicciones en el área metropolitana de Nueva York, densamente poblada, pero con buenos sistemas de transporte público, hay menos de un vehículo por cada hogar.

En contraste, hay más de dos vehículos disponibles para cada hogar en otras ciudades, principalmente en la que el transporte público es mediocre y lento, como California, Florida  y Texas.

 Source: Governing

Check Also

El Shelby GT500 del 2020 quiere ser el Mustang más rápido de la historia

Cuando el Shelby GT500 del 2020 salga a la venta a finales de este año, será el Mustang legal de la calle más rápido y aerodinámicamente avanzado, gracias a las pruebas virtuales en supercomputadoras e impresión 3D. Al tomar prestadas las mejores prácticas de más de un siglo de carreras, los diseñadores de Ford Performance …

Powered by themekiller.com